Estas aqui:Inicio»Violencia Institucional»Terrorismo de estado»ESCRITO: Ensayo Genocidio en Argentina. Desandando el camino de Layo ¿Puede la política evitar genocidios?*
 
Miércoles, 08 de Diciembre de 2010 18:48

ESCRITO: Ensayo Genocidio en Argentina. Desandando el camino de Layo ¿Puede la política evitar genocidios?* Destacado

por  Santiago Emilio Montilla Galeano
Vota este articulo
(1 Voto)

¿Puede todavía la política evitar genocidios,

o sólo podemos castigarlos con toda la fuerza de la justicia? G.Hoyos

 

Introducción

Este breve ensayo sólo pretende pasar revista a interrogaciones y problematizaciones surgidas en las reflexiones de un  curso virtual dictado por el profesor Guillermo Hoyos Vazquez,[1] al que realicé durante el año 2007. Problemas e interrogantes que avanzan en su circunscripción al combinarse, articularse y resignificarse  con autores trabajados en este curso, al mismo tiempo que los actualizan en nuevos modos de lectura.

Se procura aquí dar cuenta de los modos en que se combinan experiencias históricas a saber: el genocidio en la Argentina,  la impunidad subsecuente y  los caminos de la justicia con las herramientas teóricas y nocionales  adquiridas en este curso y la relectura de otras.

Interrogante Nº 1


Retomamos una interrogación propuesta por el profesor Hoyos en la corrección del primer ensayo presentado:

¿Puede todavía la política evitar genocidios, o sólo podemos castigarlos con toda la fuerza de la justicia?cartel de Edipo Rey, Pier Paolo  Pasolini

Desde este interrogante que, entre otras cuestiones, pretende abrir pregunta sobre la valía de la praxis política en la prevención de los genocidios, creemos se desprenden otros interrogantes que reclutan diversas –y aparentemente heterogéneas-  disciplinas llamadas a intervenir en el mismo campo. Por ello avanzamos en el camino  propuesto por la llamada escuela de Frankfurt, en tanto que procurar la confluencia disciplinaria para abordar la complejidad de los procesos socio-históricos y políticos; al mismo tiempo tomamos distancia crítica del modo interdisciplinario que procuró este agrupamiento de intelectuales comprometidos.

Tal como sosteníamos en el primer ensayo, [2] los genocidios se nos presentan como campo de problemas en tanto implican una enorme complejidad de factores: de poder, institucionales, imaginarios, deseantes, socio-históricos, entre otros. Con este enfoque epistemológico, en su conocimiento intervendrán diversas disciplinas llamadas, más que a abordar totalidades en clave reductiva, a aportar conceptos y nociones que permitan elucidar algún aspecto del campo de la cuestión.

Lo planteado por el profesor Hoyos centra en la intervención política el interrogante sobre una eficacia posible en la prevención de los genocidios:

¿Puede todavía la política evitar genocidios…?

Nos atrevemos aquí a definir  política como un conjunto de herramientas en disponibilidad para pensar (Crítica) con otros sobre todos y procurar (Pragmática) los cambios de conductas y omisiones que hagan imposible un mundo de la vida en el que la aniquilación de los otros sea posible (Utópica). En esta línea creemos que pensar con otros es ponernos en disponibilidad disciplinaria para aportar desde cada campo conceptual herramientas viejas y nuevas para el noble propósito de una paz perpetua. De este modo dejamos planteada la cuestión de la transdisciplinariedad del campo político en su tarea –entre otras-  de la prevención de los genocidios, asumidos en su compleja composición para entre todos (democracia radical) pevenirlos.

Interrogante Nº 2

De nuevo:

¿Puede todavía la política…como  un conjunto de herramientas en disponibilidad para pensar (Crítica) con otros sobre todos y procurar (Pragmática) los cambios de conductas y omisiones que hagan imposible un mundo de la vida en el que la aniquilación de los otros sea posible (Utópica)) evitar genocidios…?

Creemos tanto la filosofía política contrafáctica, como la política fáctica  sostenemos pueden pensar e intervenir en la prevención de crímenes de lesa humanidad. ¿Cómo? ¿Cuales son las herramientas teóricas con las que trabajaríamos? ¿Habría que diseñar nuevas o cambiar sus claves de lectura? ¿Puede el psicoanálisis en sus múltiples escuelas, aportar y trabajar en la prevención? ¿De qué modo?

El psicoanálisis trabaja desde hace muchos años con herramientas que fueron pensadas en el marco de una subjetividad socio-histórica determinada: una noción de sujeto, de complejos y entramados que configuran una subjetividad determinada causalmente, reductivamente. Reducción del sujeto a una sola lógica de estructuración: el  inconsciente y sus constelaciones familiares que determinan la producción de figuras y formas de la conciencia. Establece un modo dividido de subjetividad, la llamada escisión estructural del sujeto del inconsciente.

Así como pensamos que la confluencia disciplinaria es fundamental para pensar los problemas de la humanidad, al mismo tiempo que tenemos las convergencias en la llamada escuela de Frankfurt que permitieron abrir instancias críticas de reflexión sobre diversos temas: históricos, disciplinarios, filosóficos, éticos, etc.; hoy deberíamos abocarnos desde el pensamiento crítico a abrir indagación  al psicoanálisis tal cual lo incorporó el pensamiento crítico.

Sostenemos que la filosofía y el psicoanálisis mismo están llamados y convocados a la revisión de totalidades y universalizaciones conceptuales que Freud mismo construyó y que hoy resultan no sólo reductivos para pensar la subjetividad, sino que excluyen por familiarización los atravesamientos socio-históricos y políticos que conforman lo que llamamos subjetividad.

Interrogante Nº 3

¿Podemos pensar a las disciplinas y entre ellas al psicoanálisis como caja de herramientas? Si así pudieran pensarse: ¿qué conceptos y nociones hoy nos son útiles en todos los campos –de reflexión filosófica, de intervención comunitaria, de docencia, entre otros-para, utilizándolas como herramientas, llegar al objetivo de aportar en la prevención de tan graves crímenes?

Estos interrogantes avanzan en la cuestión de si debemos utilizar la disciplina para pensar problemas sociales, [3] instalando modos explicativos y reductivos o si podemos extraer de la disciplina conceptos que como herramientas a la mano, queden al servicio de resolución de cuestiones y themas, no de totalidades. Poder tomar los conceptos como contactos locales y no globales para elucidar problemáticas puntuales. Para el campo de problemas que plantean los genocidios o fenómenos como el llamado terrorismo creemos que esta disciplina como otras pueden y deben brindar sus nociones y conceptos para establecer las condiciones de posibilidad en la que son creadas, subjetividades, grupos e instituciones que sostienen prácticas de la violencia política y la aniquilación como condición de existencia de mundos que se postulan como deseables, buenos, mejores, etc.

Interrogante Nº 4

Avanzando en el recorrido de las posibles aportaciones locales de la disciplina psicoanalítica, queremos  elucidar las condiciones en que se producen subjetividades, grupos e instituciones capaces de un genocidio o de la violencia política para instalar sus creencias, valores, imaginarios y opiniones;  para ello debemos abrir interrogación sobre lo que Freud llamó Complejo de Edipo. No es tarea de este ensayo extendernos en este tema, sí destacar que a través de este nudo conceptual inventado por Freud se simplifican, explican y reducen una enorme complejidad de cuestiones.

Para el tema que nos ocupa: genocidio y terrorismo nos atendremos a ciertos modos de pensar el poder en Freud, a un cierto modo de leer el mito de Edipo y de eliminar los atravesamientos políticos en la subjetividad, que al mismo tiempo siempre es pensada en clave de interioridad psíquica.

¿Puede el llamado Complejo de Edipo instituido por el psicoanálisis, ser el modo de elucidación de las problemáticas y patologías que convierten al hombre en lobo del hombre?  Entre otras cuestiones la constelación de conceptos que conforman este complejo, a saber: castración, sublimación, desexualizaciòn, envidia del falo, vienen a ser operaciones que le son impuestas al niño/a en procura de socializar y domesticar los supuestos deseos incestuosos y de ese modo ser parte del colectivo social. Si al niño/a le son impuestos sacrificios de sus pulsiones en pos de una sociabilidad querida y demandada por los padres y la sociedad ¿Cómo explicar los sistemáticos y poblacionales fracasos? ¿Cómo dar cuenta de las violencias políticas, institucionales y las aniquilaciones genocidas? ¿Se trata acaso de que las matrices edípica familiares no han podido domeñar los impulsos de sus hijos? ¿No será posible contextualizar la narrativa edípica en otros complejos también familiares que han sido invisibilizados por el psicoanálisis?

Problematización Nº 1

Citando larga y necesariamente a Michael Focault:

Deleuze y Guattari intentaron mostrar que el triángulo edípico padre–madre–hijo, no revela una verdad atemporal y tampoco una verdad profundamente histórica de nuestro deseo. Intentaron poner de relieve que ese famoso triángulo edípico constituye para los analistas que lo manipulan en el interior de la cura, una cierta manera de contar el deseo, de garantizar que el deseo no termine invistiéndose, difundiéndose en el mundo que nos circunda, el mundo histórico; que el deseo permanezca en el seno de la familia y se desenvuelva como un pequeño drama casi burgués entre el padre, la madre y el hijo…

En otras palabras, Edipo, según Deleuze y Guattari, no es el contenido secreto de nuestro inconsciente, sino la forma de coacción que el psicoanálisis intenta imponer en la cura a nuestro deseo y a nuestro inconsciente. Edipo es un instrumento de poder, es una cierta manera de poder médico y psicoanalítico que se ejerce sobre el deseo y el inconsciente.

Mas adelante:

Me propongo demostrar cómo la tragedia de Edipo que puede leerse en Sófocles —dejaré de lado el problema del fondo mítico ligado a ella— es representativa y en cierta manera instauradora de un determinado tipo de relación entre poder y saber, entre poder político y conocimiento, relación de la que nuestra civilización aún no se ha liberado. Creo que hay realmente un complejo de Edipo en nuestra civilización. Pero este complejo nada tiene que ver con nuestro inconsciente y nuestro deseo, y tampoco con las relaciones entre uno y otro .Si hay algo parecido a un complejo de Edipo, éste no se da al nivel individual sino al nivel colectivo; no a propósito del deseo y el inconsciente sino a propósito de poder y saber. Es esta especie de «complejo»lo que me gustaría analizar.[4]

De este modo queremos presentar otro modo de lectura del Complejo de Edipo, en ella y en lo que sigue del texto de esta segunda conferencia encontramos un modo ya no de explicar complejos familiares, circulaciones de deseos interpsíquicos e intrapsíquicos, sino los modos en que se entrelazan en el relato de Sófocles –y no de Freud- el saber y el poder. Al mismo tiempo permite desterrar el relato freudiano del fango familiarista y recuperarlo o restituirlo a la mítica occidental.

Realizada la contextualización política del relato sofocleano queda por ver qué tipo de poder-saber está en juego, su cualidad, las texturas micro y macropolíticas que conforman la superficie social y política de la que habla Focault.

Problematización Nº 2

Tal cual lo venimos planteando en otros trabajos,[5] parece ser que estamos en presencia de la instrumentalización de conceptos que deberían haber sido interrogados y problematizados con miras a una racionalidad que de cuenta de los modos cada vez más complejos de estructuración de la subjetividad. Por otro lado aparece en el horizonte intelectual argentino un molde calcado de la racionalidad instrumental europea, de tal forma que a pesar de ser un país con 30.000 desaparecidos y unos 20.000 genocidas, prácticamente no hay escritos, ni reflexiones sobre el alma de los verdugos.[6] Sigue pensándoselos como perversos tal cual las formulaciones  freudianas, es decir como enfermos y desviados de la sexualidad llamada normal o neurótica.

Por otro lado tampoco hay en el campo de la psicología en la Argentina abundancia de trabajos y elucidaciones sobre los modos de complicidad y cooperación de sectores enteros de la población de este país para la perpetración del genocidio. A estos modos de cooperación de la sociedad civil los hemos llamado lógicas colectivas genocidas y hemos querido señalar así  el modo subjetivo-político de significar a la diferencia como amenazante de la mismidad –social, individual, grupal o institucional- y los deseos individuales y colectivos de exclusión y aniquilación.

Creemos que tanto los verdugos genocidas, como las instituciones que los formaron, la crianza familiar, la legitimación del estado democrático, como una sociedad cooperante han sido la condición de posibilidad del genocidio y de los veinte años de impunidad. Proponemos desarmar esa complejidad y estudiar su irradiada composición. En este sentido creemos pertinente retomar de las religiones algunos estudios que no se volcarán en este trabajo pero que indiciaremos a continuación.

 

Del fondo oscuro…

Sostenemos que más allá de los diálogos realmente existentes entre filosofía y religión, que han sido objeto de este curso, se impone una revisión de las religiones monoteístas en procura de deconstruir los relatos míticos. En ellos aparecen significaciones imaginarias que han moldeado generación tras generación no sólo feligreses, sino las culturas secularizadas  y en ellas las disciplinas que llamamos científicas. Sostener hoy como lo hace Roberto Espósito:

¿Y no ha sido acaso siempre reversible y circular el vínculo sacrificial entre padres e hijos en toda la mitología clásica? [7]

Con esta retórica Espósito pretende equiparar los relatos míticos de la Grecia llamada clásica, con el mito de la Horda primitiva utilizado por Freud para argumentar a favor de la introducción en su aparto conceptual de la noción de Complejo de Edipo.[8]

Cerraremos diciendo que el Edipo freudiano- es decir, la lectura de Freud sobre el relato que hace Sófocles del mito griego- es un complejo de significaciones heredadas de la tradición judeo-cristiana en una de cuyas significaciones centrales se sostiene el argumento del sacrificio del hijo para la salvación de los pecados del mundo. Freud se afirma en el autocastigo de la ceguera y el destierro el pago de Edipo por el parricidio y el incesto de este modo trueca el error –hamartía- en pecado o falta -¿hybris? [9]

¿Era Edipo quien debía ser castigado? ¿No estaba destinado a Layo –padre de Edipo- (genocida) el castigo por la desmesura –hybris- de ese intento y la violación de Crísipo? ¿Edipo no es acaso quien es designado por los dioses para llevar adelante un castigo divino?

Aún más lejos ¿podemos decir que ha sido reversible y circular el vínculo sacrificial entre padres e hijos en toda la mitología clásica?  Cronos, recordemos, come a su propia descendencia, es decir se convierte en un genocida; Zeus, salvado por su madre logra rescatar a sus hermanos del vientre de su padre y conforman la  llamada Liga Olímpica, desterrando a su padre a los confines del Tártaro. Podemos ubicar a Layo y a Cronos del lado de la hybris, del mismo modo a Zeus y a Edipo del lado de la diké y abrir inmediatamente algunas interrogaciones:

¿Es en la cultura y tradición cristiana, judía y musulmana que el asesinato de los propios está interdicto?

¿No es acaso en ellas en las que los hijos de dios, los profetas, son sacrificados para salvación de otros?

¿Podemos hablar de un complejo de Layo o un complejo de Cronos con la misma propiedad que hablamos y usamos el llamado complejo de Edipo? ¿Podríamos decir que dicho complejo es el negocio del padre en tanto se invisibiliza el filicidio-genocidio? ¿Por qué cargar sobre la generación del hijo la socialización fracasada del padre?

Videos:

Créditos: Alejandro García cámara. Carlos Rodriguez coordinación conferencia.

Presentes en la mesa: Rita Vagliati, Dip José Alberto Rosellli, Dip Lucrecia Monteagudo (der), a la izquierda de Rita Emilio Montilla, Leg de la ciudad Héctor Bidonde.

 

Bibliografìa

Cascallana, Lorena y Montilla-Galeano, Emilio. Encuentros, desencuentros y rupturas entre familiares de desaparecidos y familiares de represores. ¿Territorios impensables?Notas sobre una práctica posible.

Grimal, P. “Diccionario de Mitología Griega y Romana” Ed Paidós. 1° edición, 4° reimpresión, 2005.

Focault, Michael. La verdad y las formas jurídicas. Traducido por Enrique Lynch Editorial Gedisa, Barcelona, 1996Título original: A verdade e as formas jurídicas. Pontificia Universidade Católica do Rio de Janeiro, 1978.

Habermas, J (1968) Conocimiento e interés. Madrid: Taurus, 1968

HORKHEIMER,M. y ADORNO,T. "Dialéctica de la Ilustración.Fragmentos Filosóficos", Madrid, 1994

HABERMAS, "Teoría de la Acción Comunicativa", I, Taurus, Madrid,1987

Hoyos Vásquez, G   Clases I, II y II del Curso de Teoría Política Contemporánea, Clacso, 2007-2008.

Jaeger,W “Paideia” Fondo de Cultura Económica de México. 15° Edición.2001

Montilla-Galeano, Emilio. Grupo El Puente, un modo de trabajo entre lo terapéutico  y lo político.O Del hacer grupos políticos de acción terapéutica. Ponencia presentada en el V

S. Freud;  Totem y Tabù ;  Obras Completas. ed Biblioteca Nueva; Trad: Lòpez Ballesteros

Sófocles. “Tragedias Completas”. Antígona, Edipo Rey y Edipo en Colono. Ed. Cátedra. Año 2000. Madrid.

Sófocles. “Antígona” Ed Universitaria. Chile. 2004.

Congreso de Salud Mental Y DDHH, de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, noviembre de 2006.

Montilla Galeano, Emilio. El Discreto encanto de recuperar, Campo Grupal, número de septiembre de 2006; Págs. 13 y 14.

Montilla Galeano, Emilio. La invención de dispositivos político-terapéuticos en el trabajo con hijos, hijas y familiares  de desaparecidos y represores de la última dictadura militar argentina.Hacia la  invención de otras resistencias en las prácticas sociales genocidas.

Montilla Galeano, Emilio. La invención de dispositivos político-terapéuticos en el trabajo con hijos, hijas y familiares  de desaparecidos y represores de la última dictadura militar argentina. Hacia la  invención de otras resistencias en las prácticas sociales genocidas. Presentado en el II° Encuentro de Análisis de prácticas sociales genocidas. Noviembre de 2007. Publicado en formato digital

 


[1] Llamaremos interrogante y problematización a los modos retóricos de plantear indagaciones recursivas. Se trata de abrir cuestiones que no se resuelven definitivamente,  no queremos aportar totalidades cerradas a modo de respuestas; se trata más bien de aproximaciones y reformulaciones de las mismas cuestiones y otras nuevas que concurren, se crean y recrean en el proceso de indagación crítica.

[2] Ver Ensayo 1º Aula 591 de Curso Virtual CLACSO, ver en esta misma sección.

[3] Ver los fenómenos puntuales de la Argentina en la que psicoanalistas promueven interpretaciones de complejos problemas sociales desde la única y reductiva mirada del psicoanálisis. Por otra parte se trata de un modo del sentido común por el cual los problemas sociales y políticos son pensados y vertidos en términos psicológicos.

[4] “La verdad y las formas jurídicas”,  Michel Foucault, Traducido por Enrique Lynch, Editorial Gedisa, Barcelona, 1996. Título original: A verdade e as formas jurídicas Pontificia Universidade Católica do Rio de Janeiro, 1978. Pags, 28/30.

[5] Ver Bibliografìa

[6]Para ampliar ver: Baltazar Garzon, Vicente Romero;  El alma de los verdugos, Ed Del Nuevo Extremo,; España: RBA, 2008. ver pags  386; 397/400

[7] Roberto Espósito; Communitas: origen y destino de la comunidad, pags. 75 a 82.

[8]S. Freud;  Totem y Tabù ; Tomo II, ed Biblioteca Nueva; Trad: Lòpez Ballesteros, pags 1745 y sgtes.

[9] Recordemos que Edipo mata a su padre sin saberlo y se casa con su madre por error.

*Presentado como Ensayo y trabajo de cierre de cursada en Aula Virtual CLACSO 591, titular Guillermo Hoyos Vázquez (profesor emérito de la Universidad de Colombia, doctor en Filosofía, autor de diversas publicaciones, entre otros méritos.

Ultima modificacion el Lunes, 17 de Enero de 2011 12:08
Santiago Emilio Montilla Galeano

Santiago Emilio Montilla Galeano

Lic. en Psicología

Universidad de Buenos Aires. Docente UBA

153-089-2436

emilio@pasajeesquizo.com.ar

Video relacionado

http://www.youtube.com/watch?v=KSVxVfD667M
Copyright © 2017 Pasaje Esquizo - Designed & Developed by Templateworks