Estas aqui:Inicio»Universidad de Buenos Aires»Las edades de la vida
 
Miércoles, 15 de Junio de 2011 09:02

Las edades de la vida

por  Santiago Emilio Montilla Galeano
Vota este articulo
(0 votos)

“Las edades de la vida”

 

Jornadas de producciones Grupales

2° Cuatrimestre 2010-09-05

 

Para la sabia comisión 2 de teoría y técnica de grupos la vida tiene tres edades a saber: la edad del verano, de hermanas pequeñas, de asombros grandes, de papá en malla y en guitarra, de mamá en fotógrafa, de hermano y primos disfrazados con trajes de baño de mujer.Acer en otoño

En esta primera edad las cosas suceden sin miedo, en calesitas, en el jardín que llaman “de infantes”, entre canciones de niñxs y canciones de campamento. Se trata de una edad melodificada, de un modo de existencia cancionado, tarareado. “Hey jude” de los Beatles en boca de un papá guitarrero y panzón, coreado por la familia entera, suena a ranitas alegres. Es que según la 2 se trata de una edad que compone con la alegría una expansión entrañable, suave, líquida.

 

En cambio la segunda edad de la vida tiene algunos pasajes en los que lo líquido consiste e insiste en un río que retiene en su fluir, sonrisas mojadas: mujeres conversando calladamente sobre la corriente que las invita a la orilla… orilla y no borde.

Se trata esta segunda edad: un discurrir de canciones como “Hey Jude” pero cantadas por hinchadas de football, una edad en las que los piropos de la madre fotógrafa: “¡¡Ay, ay, están tan lindas!!” de la primera edad truecan por: “Mami, quisiera ser baldosa para mirarte la babosa” de dos obreros (albañiles) a una niña en desarrollo. Para la comisión 2, siempre desde nuestro particular punto de vista, la segunda edad tiene momentos puberales de mucho cambio y angustia. Afrontar un maltrato como un piropo, desconcierta y fulmina a una niña y la hace reír como para fugar, como una velocidad para no caer. La niña obscenamente adultificada ríe como una cascada para fluir, para aguar,  aguar para diluir.

Esta segunda edad de la vida se vive así: por un lado los varones, por el otro las mujeres. En el rincón de los varones la pelea se hace en un solo round, en el menoscabo de la mujer y la afirmación de un poder; se trata del rincón del football, del rincón de la guarrada, de las cervezas y dos ideas. En el plano-rincón mujeril aparecen blandas conversaciones sobre la vida, los hijos, los muchachos, el devenir de una femineidad solo edulcorada para la foto, pero trabajosa, múltiple, trabajada.

Y sí, ya saben…es la edad de los cumple de 15, es la edad de hacer el book, fila para los salones, cantar delante de todos y todas, la tierna edad de las despiadadas críticas entre chicas. Vuelve “Hey Jude” como un ritornello que nos arma un rincón en el que despedirnos del juego, de las muñecas, de los diarios, de la risa. La edad de las mutaciones: de gusanillo, a crisálida a mariposa…y ¿Está claro? ¡Mariposa y no babosa! Sí, es una edad de malos entendidos: bella por bestia y de ser simultáneas será para pocos muy pocos.

En la tercera edad según la comisión 2,  las cosas se quitan el ropaje de terciopelo y se ponen algo ásperas del “Hey Jude” de los Beatles al “Heil Jude” de neonazis, de grupos de campamento a grupos de tareas y de estos (grupos como intencionalidad) a grupo Halcón. Según TN que entrevistó a uno de sus miembros, no irrumpieron con más furia porque sólo había  mujeres…eso sí el mate que tomaban, quien sabe, tenía algún estupefaciente, alguna cosa rara. Es una edad con grises, de devenires, de mutaciones, altercados y emociones.

Esta tercera edad tiene mujeres un poco más desarregladas, un poco más desafiantes-deseantes, un poquitín más guarras y con ánimos de sucumbir al alcohol y menos a los varones. Una edad de varones pastorales, corderos de rebaños, esta vez eclesiásticos. Varones de liturgia censurante, microfascista, es decir varones idénticos a los anteriores, pero disfrazados de babosas… ¿Es que no se puede hacer algo con  baldosas, o la Santa Inquisición? ¿No hemos inventado algo más? ¿No hay devenires menos visibles, menos bestiales, más imperceptibles, más tiernos?

A nosotros varones nos tocará en momentos tan moleculares como reflexivos, instalar un clima amistoso, paternal, afectuoso para deconstruir la masculinidad que nos vienen vendiendo, la de Axe, la de nuestros padres televisivos, las de Fort, Tinelli, las masculinidades opresivas, patriarcales, feminicidas. Comenzará en el aula y se extenderá en las carpetas…y claro, en la vida.

 

Abrazos

 

Emilio

Ultima modificacion el Miércoles, 15 de Junio de 2011 10:13
Mas en esta categoria: « La papa
Copyright © 2017 Pasaje Esquizo - Designed & Developed by Templateworks