Estas aqui:Inicio»Pasaje Esquizo
 
Miércoles, 15 de Junio de 2011 09:02

Las edades de la vida

“Las edades de la vida”

 

Jornadas de producciones Grupales

2° Cuatrimestre 2010-09-05

 

Para la sabia comisión 2 de teoría y técnica de grupos la vida tiene tres edades a saber: la edad del verano, de hermanas pequeñas, de asombros grandes, de papá en malla y en guitarra, de mamá en fotógrafa, de hermano y primos disfrazados con trajes de baño de mujer.Acer en otoño

En esta primera edad las cosas suceden sin miedo, en calesitas, en el jardín que llaman “de infantes”, entre canciones de niñxs y canciones de campamento. Se trata de una edad melodificada, de un modo de existencia cancionado, tarareado. “Hey jude” de los Beatles en boca de un papá guitarrero y panzón, coreado por la familia entera, suena a ranitas alegres. Es que según la 2 se trata de una edad que compone con la alegría una expansión entrañable, suave, líquida.

Miércoles, 15 de Junio de 2011 08:13

La papa

La papa[1]

La papa es un rizoma y el rizoma es una categoría botánica, un concepto entre muchos, para clasificar vegetales.  El rizoma es un tipo  de tallo subterráneo y en el caso de la papa, este tallo se engrosa para acumular nutrientes. Si bien siempre estuvo relacionada con lo vital, la abundancia calórica, y el disfrute gastronómico, tuvo que aparecer el fervor disciplinario de la biología taxonómica y clasificatoria para considerarla un tubérculo, es decir, un tumor. La forma abultada, redondeada e irregular que la papa posee, se presta para ser comparada con las malformaciones de los tejidos biológicos, es decir: cáncer-muerte.

En nuestra jornada, los dos modos de tubérculo-tumor-rizoma aparecen, e incluso podría hablarse de proliferaciones diferenciales de estas raíces subterráneas: ni buenas, ni malas, ni vitales, ni mortíferas, ni santas, ni heréticas, ni beatas, ni alborotadas. Todas esas formas y esas funciones aparecieron en las 15 escenas y en las 14 silenciadas. Andan por ahí: intensidades de la vida y de la muerte, del engaño y la decepción, de la desilusión y el amor valiente, de los problemas y las cosas.

Un novio con fecha de casamiento, que se encuentra en el mar con una mujer palpitante, enriquecida por su amor …y unas papas para pelar. La escena es romántica, la papa no. La mujer se abalanza a ese hombre con una confesión proliferante y la papa sobra. Es arrojada por la mujer y en el soliloquio, la papa dice que se siente descartada. A partir de allí proliferan las dos: la mujer en clave identitaria –siempre es esa mujer- y la papa descartada muta a todo lo que puede mutar y sobre todo se pone a proliferar.

Copyright © 2017 Pasaje Esquizo - Designed & Developed by Templateworks